Embalaje primario, secundario o terciario: Qué tipos de embalajes existen

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Cuando vamos a transportar cualquier mercancía, elegir el embalaje adecuado es muy importante para garantizar que llegue a su lugar de destino en condiciones óptimas. ¿Sabes qué tipos de embalajes existen? Te los presentamos a continuación.

Tipos de embalaje para paquetería

La clasificación de tipos de embalaje que te traemos está basada en el nivel de protección que supone para el producto durante su transporte. En realidad, los tres tipos de embalaje que describimos se utilizan habitualmente al mismo tiempo para el transporte de mercancías. Podemos hablar de capas superpuestas como si se tratara de un juego de muñecas rusas donde a medida que el producto se acerca al consumidor final, las capas de embalaje van resultando innecesarias. ¡Veamos!

Embalaje primario

El embalaje primario es aquel que está en contacto directo con el producto que guarda en su interior. Este embalaje sirve de capa protectora  y a su vez se aprovecha dotándolo de un diseño comercial para atraer la atención del consumidor final. Los envases de cartón o de plástico, las botellas o las bolsas de plástico son algunos ejemplos típicos.

Embalaje secundario

El embalaje secundario es aquel que incluye un conjunto de embalajes primarios, por lo que también es conocido como embalaje colectivo. Aportan protección extra y hacen que la comercialización entre el proveedor y las tiendas sea más sencillo. Las cajas de cartón son los embalajes secundarios más habituales.

  • Estas cajas suelen ir cerradas con cinta para embalar que las mantiene cerradas manteniendo unido el conjunto de embalajes primarios.
  • En caso de productos frágiles, como botellas de cristal, estas cajas pueden contener relleno para embalajes que evita el roce entre los distintos embalajes primarios que guarda en su interior. Por ejemplo, puede incluir separadores de cartón, papel burbuja o tiras de papel arrugadas.

Embalaje terciario

El embalaje terciario es aquel que agrupa un determinado número de embalajes secundarios para protegerlos durante su manejo en almacenes logísticos y transporte. Este tipo de embalaje consiste normalmente en sacos grandes de plástico que unifican el conjunto de embalajes secundarios como si se tratara de un todo.

  • El embalaje terciario es el que se utiliza durante el traslado de productos a gran escala por lo que también se le suele llamar embalaje de transporte o de tránsito.
  • La mercancía contenida en embalajes terciarios suele reposar sobre palets con ruedas o sin ellas y lo habitual es que necesite carretillas o maquinarias especiales para su transporte.

Tipos de embalaje según el material utilizado

Tras leer la descripción de los tipos de embalaje que existen, se desprende fácilmente cuáles son los materiales de embalaje que más se suelen utilizar en logística. Vamos a adentrarnos en cada uno de ellos para conocer con más detalle su funcionalidad:

  • Plástico: podemos encontrar plásticos en cualquiera de los tres tipos de embalajes que existen. Las ventajas del plástico como embalaje son evidentes: es resistente, ligero, impermeable, fácil de esterilizar y de personalizar. Sin embargo, su uso es cada vez más controvertido debido a lo contaminante que resulta su fabricación y a su costoso proceso de reciclado.
  • Cartón: el cartón es también muy usado en todo tipo de embalajes. Sus características lo hacen ideal para el transporte de multitud de mercancías: es barato, ligero, resistente y biodegradable. Además, es altamente versátil pudiendo adaptarse a gran cantidad de formas, tamaños y opciones de personalización.
  • Madera: este material es utilizado sobre todo para la fabricación de embalajes terciarios, debido a su alta resistencia a los golpes y a su capacidad para albergar mercancía pesada. Los palets y las cajas de madera son idóneos durante los transportes de mercancía a nivel internacional.

¿En qué tipo de embalaje viajará tu mercancía? ¿Qué materiales se van a utilizar? Como ves, cada detalle tiene un por qué y en conjunto hacen que la mercancía llegue sana y salva a su destino.